Menos pobreza con más celulares por Daniel Oporto C. (Publicado en La Razón 11.03.11)

http://www.la-razon.com/version.php?ArticleId=128456&EditionId=2495

Entre muchas recetas y tendencias, la lucha contra la pobreza pasa por mejorar las oportunidades económicas de acceso al mercado, mejora de los ingresos, y también pasa por mejorar el acceso a servicios básicos de forma sostenible. Entre los principales servicios básicos se destacan la salud, la educación, el agua, la energía eléctrica y saneamiento básico, entre muchos otros.

Dado el avance de las telecomunicaciones, es indudable que la telefonía fija, celular y la internet empiezan a tener características de servicio básico, ya que la carencia de alguno de ellos ya define mecanismos de exclusión en el acceso al conocimiento, educación, información, comunicación, acceso al mercado y acceso a oportunidades económicas en general. Sólo piense usted estimado lector de zonas urbanas qué le pasaría si mañana se queda sin teléfono fijo, celular e internet. Imagíneselo.

En el tema de acceso al conocimiento actualizado y educación en general, gran parte de los instrumentos y contenidos de hoy, del mediano y largo plazo están y estarán basados en plataformas de internet, lo cual define un preocupante factor de exclusión para segmentos de menores ingresos, fundamentalmente en zonas periurbanas y en zonas rurales.

Todo ello sin contar que en Bolivia el 20% de la población no tiene acceso a energía eléctrica, y sin ésta, es impensable el acceso a internet o telefonía celular, aunque en este tema es posible pensar que hay pobladores de zonas rurales que cargan la batería de su celular en lugares y espacios públicos, pero aun así el acceso no es seguro ni permanente, menos sostenible.

De acuerdo con la información de la página web de la Autoridad de Fiscalización y Control de Social de Telecomunicaciones y Transporte (ATT) la penetración de la telefónica celular en Bolivia es del 65%, esta cifra es del 82% en Perú, 87% en Ecuador y 95% en Chile, de acuerdo con distintas fuentes.

Las cifras para Bolivia permiten ser optimistas sobre el uso de la telefonía celular para múltiples propósitos que ya son realidad en otras latitudes, y algunas también en Bolivia: medio de pago y transacciones, servicios financieros y microfinancieros, contenidos educativos en texto, audio o video y principalmente acceso a internet en general.

De hecho, sería interesante tener acceso a más servicios de valor agregado relacionados con educación, servicios financieros, internet y medios de pago que con horóscopos, música, chistes y sorteos. Además de lo anterior, en la actualidad ya no es un requisito tener los teléfonos celulares más modernos para acceder a internet, ya que modelos de precios promedio ya vienen con esas características.

¿En qué cosas debemos avanzar para reducir las brechas de la pobreza, el acceso al conocimiento y a telecomunicaciones como herramientas de acceso al mercado, y en general para evitar lo que ya muchos han llamado la “pobreza y exclusión digital”?

Incentivos y políticas públicas: En este tema, el Estado puede promover mayor competencia para bajar las tarifas de acceso a internet y banda ancha en zonas urbanas, aquí hay mucho por hacer, tan sólo dando una mirada desde la ATT a lo que pasa en países vecinos.

Lo mismo con las tarifas de acceso a internet para telefonía celular, aquí el impacto para segmentos de menores ingresos en zonas periurbanas y rurales sería realmente escalable.
Oportunidades para los negocios:

Aquí hay inmensas oportunidades para emprendedores jóvenes, no tan jóvenes, empresas y operadores para desarrollar contenidos de educación, información, medios de pago, servicios financieros, juegos educativos que permitan mayor inclusión digital en telefonía celular, que a través de modelos de negocio adaptados a distintos segmentos de mercado representan oportunidades de negocio, inclusive en los segmentos de menores ingresos, y sobre ello hay experiencias globales que ya lo demuestran.

 

Anuncios

Acerca de Daniel Oporto Calderón

Ideas sobre economía inclusiva, negocios inclusivos, emprendedores inclusivos, mercados en la base de la pirámide, clima de negocios y mercados inclusivos, RSE en cadena de valor, CSR.
Esta entrada fue publicada en Columnas por Daniel Oporto Periódico La Razon (Bolivia), Economía Inclusiva, Emprendedores, Negocios Inclusivos, Pobreza y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s