Expectativas, clima y diálogo por Daniel Oporto (Publicado en La Razón 28.02.11)

http://www.la-razon.com/version.php?ArticleId=126182&EditionId=2453

Las causas son muchas, algunas de carácter político, económico y social, algunas de ellas son irreversibles, algunas son de coyuntura como las lluvias y sus impactos negativos; algunas de carácter político y que probablemente podían haber sido contenidas; otras de carácter internacional, como el ciclo de precios de las materias primas. Lo cierto es que la carambola de causa y efecto define un clima económico que a partir de ahora hay que enfrentarlo con firmeza pero también con una convicción de que ningún sector, por sí solo, será exitoso o efectivo sin un entorno de diálogo y conciliación. A continuación, algunos riesgos y efectos:

Incrementos en los precios de las materias primas: Además del incremento en el ciclo de precios internacionales de las materias primas, en el caso de Bolivia hay que añadir los riesgos de contracción de la producción por efecto de las lluvias o de la sequía en los siguientes meses. El resultado neto no será favorable y se repetirá cada año con mayor severidad gracias al cambio climático y a una agricultura todavía huérfana. Los efectos serán negativos para el sector productivo, el sector industrial y las familias.

Incremento de los precios en los bienes de consumo. Como resultado del aumento de los productos de la canasta familiar, más los incrementos en los precios del transporte por los efectos del retro-gasolinazo, es indudable un efecto automático de subida en todos los precios de bienes de consumo, cosa que ya es una realidad.

Efectos en las expectativas y percepciones de las personas. Uno de los principales riesgos para una economía es la contracción de las expectativas de sus agentes económicos, es decir, que se contraiga la inversión y el gasto de las empresas, que se contraiga el consumo de las familias, que se contraiga la demanda, todo ello como resultado de un clima económico inestable y de incertidumbre.

Efectos en las mayorías de menores ingresos. Por último, todos estos efectos tienen un impacto negativo en las familias de menores ingresos, que no tienen a su alcance herramientas para enfrentar estos ciclos económicos.

Todos los riesgos explicados requieren un ambiente de conciliación de intereses, porque lamentablemente los aspectos del contexto internacional y de la evidencia del cambio climático, no están a nuestro alcance controlarlos.

Ojalá que las recientes reuniones entre el Gobierno y los gremios empresariales sean una evidencia optimista de este necesario ambiente de diálogo y concertación que requiere la economía en general y cada uno de sus agentes económicos.

Anuncios

Acerca de Daniel Oporto Calderón

Ideas sobre economía inclusiva, negocios inclusivos, emprendedores inclusivos, mercados en la base de la pirámide, clima de negocios y mercados inclusivos, RSE en cadena de valor, CSR.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s