Cooperación, más cañas que pescados por Daniel Oporto (Publicado en La Razón, 25.10.10)

Cooperación, más cañas que pescados

La pobreza afecta a cerca del 52% de la población mundial que para fines del 2010 será de cerca de 7.000 millones de personas y esa cifra representa únicamente el promedio global, haciendo notar que existen países con tasas de pobreza por encima del 70% de su población. Por la magnitud del tema, es altamente probable que en los próximos 50 años los dos principales temas que seguirán afectando a la humanidad serán la pobreza y los efectos del cambio climático, es decir, estos dos temas seguirán definiendo las agendas de muchos actores globales y locales, entre ellos los gobiernos, los empresarios, los países industrializados, los países en vías de desarrollo, los organismos multilaterales y bilaterales, la comunidad científica  y por supuesto también toda la cooperación de ayuda al desarrollo.

Como se ha explicado en anteriores contribuciones de esta columna, el sector privado es un actor muy importante en la lucha contra la pobreza, haciendo lo que sabe hacer, crear mercados y oportunidades para su beneficio y también para poblaciones de menores ingresos, ya sea como proveedores, consumidores, distribuidores, empleados e inclusive como socios. También se ha explicado la oportunidad que tiene el Estado de catalizar y promover más y mejores políticas públicas para la inclusión, que complementen las líneas de acciones del sector privado. Al mismo tiempo y en tercer lugar está el sector de cooperación al desarrollo, conformado por organismos multilaterales, bilaterales, fundaciones y ONG; quienes también por su naturaleza lideran, apoyan y complementan las iniciativas en la lucha contra la pobreza. Sin embargo, la discusión en los últimos años sobre el rol de la cooperación se concentra sobre la forma de encarar los desafíos de la pobreza y, claro, si bien el objetivo es destacar, visibilizar y apoyar el rol de la cooperación, al mismo tiempo se trata de contribuir a lograr mejores indicadores de relevancia, eficacia, eficiencia y sostenibilidad. ¿Cómo se logra que el Estado, el sector privado y la cooperación puedan alinear esfuerzos para lograr eficiencia sincronizada además de impactos medibles y escalables?

Este tema interesantísimo ha alcanzado también a la academia y basta con leer la confrontación intelectual que mantienen desde hace un tiempo el profesor Jeffrey Sachs, ahora en la Universidad de Columbia, y el profesor Bill Easterly de la Universidad de Nueva York. Para hacer simple la historia, la discusión de fondo se enfoca en una de las metáforas más antiguas de la ayuda al desarrollo: es mejor, ¿regalar pescados o enseñar a pescar? Easterly promueve la lucha de la pobreza con mecanismos de mercado, mejores técnicas de investigación de campo para identificar las necesidades reales de la gente, diseñando programas y proyectos desde el terreno y no desde el escritorio, apoyando la lucha de la pobreza con recursos financieros, pero al mismo tiempo promoviendo sostenibilidad y apropiación. Por su parte, Sachs defiende la necesidad de lograr impactos con altos presupuestos, especialmente en África donde probablemente no existen las condiciones para promover sostenibilidad y eficiencia, porque la necesidad más urgente y diaria es proveer de alimentos y medicinas a miles de personas que mueren de hambre y por enfermedades.

Probablemente a partir de la llamada Declaración de París sobre la efectividad de la ayuda de la cooperación, existe una tendencia y genuina predisposición de alcanzar mayores niveles de apropiación, alineación, armonización, responsabilidad mutua y orientación a logros medibles, especialmente entre los Estados y la cooperación internacional. El desafío pendiente es cómo involucrar al sector privado empresarial local y global, quienes pueden aportar desde su experiencia con interesantes ideas y herramientas que apoyen mejores mecanismos de sostenibilidad, eficiencia y eficacia.  En definitiva, el sector del desarrollo puede aprender mucho de los negocios y los negocios pueden aprender mucho del sector del desarrollo.

Anuncios

Acerca de Daniel Oporto Calderón

Ideas sobre economía inclusiva, negocios inclusivos, emprendedores inclusivos, mercados en la base de la pirámide, clima de negocios y mercados inclusivos, RSE en cadena de valor, CSR.
Esta entrada fue publicada en Columnas por Daniel Oporto Periódico La Razon (Bolivia), Cooperación y ONGs, Economía Inclusiva, Negocios Inclusivos, Pobreza y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s