Idiomas, culturas y negocios inclusivos por Daniel Oporto (La Razón, 30 de agosto de 2010)

http://www.la-razon.com/version.php?ArticleId=116921&a=1&EditionId=2269

Sin duda alguna, promover un proyecto de Negocios Inclusivos con mayorías de bajos ingresos, ya sea como proveedores, consumidores, distribuidores y/o trabajadores, involucra extraordinarias oportunidades de aprender y entender los profundos tejidos socioeconómicos, culturales que incluyen también la diversidad de idiomas y lenguas.

Este desafío no sólo es necesario para las empresas multinacionales que actúan globalmente en distintos países, mercados y estratos, pero por sobre todo para empresas locales que forman parte de países multiculturales y multilingües, realidad de muchos países en América Latina, África y Asia. Esto es aún más importante por un hecho incontrastable, en muchos de estos continentes y países las poblaciones étnicas son representativas de pobreza sistemática, donde además las poblaciones étnicas representan mayorías poblacionales.

Existen experiencias destacables en países multiculturales y multilingües como Canadá, India, Suiza y Bélgica, en los que se realizan todos los esfuerzos necesarios para promover procesos de inclusión multicultural y multilingüe, donde el intercambio comercial es precisamente un extraordinario escenario de aprendizaje y punto de partida.

Como ejemplo a nivel global, miles de empresas, hombres y mujeres de negocios se han abocado frenéticamente a aprender chino mandarín por las oportunidades de intercambio comercial con esa economía. Al mismo tiempo, las economías asiáticas emergentes se encuentran abocadas a aprender inglés por las oportunidades de intercambio comercial con occidente.

Aprender un nuevo idioma es aprender una nueva cultura y ello promueve oportunidades de desarrollo económico, mejores ingresos y por sobre todo, promueve mecanismos de construcción de confianza, procesos clave para realizar negocios de largo plazo.

De la misma forma que el caso de China, las economías locales en América Latina, Asia y África deben emprender procesos intensivos de inclusión a través del lenguaje de forma de promover la diversidad cultural, más aún si así se construyen mejores oportunidades económicas para mayorías de bajos ingresos y poblaciones étnicas. Así como existen cursos y textos de chino básico para negocios o inglés básico para negocios, sería altamente productivo si podemos promover iniciativas de castellano para negocios inclusivos, que les permita a las mayorías de bajos ingresos acceder a mejores oportunidades. Al mismo tiempo, también es importante promover quechua básico para negocios inclusivos, aymara o guaraní básico para negocios inclusivos, todo como ejemplo en algunas economías y sectores empresariales de América del Sur. Hay que insistir en que el aprendizaje de idiomas implica la apertura a aprender culturas, aprender nuevas formas de negociar, de comunicar intereses y, por sobre todo, de construir confianza para intercambios comerciales de largo plazo.

No debe perderse de vista que en muchos países de América Latina, Asia y África, las mayorías de menores ingresos y poblaciones étnicas se están convirtiendo en nuevos mercados emergentes que, de forma agregada, se convierten en atractivos segmentos de poder de compra y consumo. Las remesas, los altos precios internacionales de materias primas, acceso a telecomunicaciones, procesos de inclusión política y social explican el crecimiento de estos mercados emergentes.

Por lo tanto, el crecimiento e inclusión económica puede ser más rápida con apoyo desde la política pública, las universidades, el sector empresarial y el sector de cooperación al desarrollo, de forma que promuevan herramientas prácticas que ayuden  a un mayor y mejor intercambio económico multicultural y multilingüe, que facilitan el clima de negocios, el desarrollo de mercados inclusivos, la comprensión de la diversidad cultural y lingüística, lo cual al final del día permite construir economías más sostenibles e inclusivas en el largo plazo.

Anuncios

Acerca de Daniel Oporto Calderón

Ideas sobre economía inclusiva, negocios inclusivos, emprendedores inclusivos, mercados en la base de la pirámide, clima de negocios y mercados inclusivos, RSE en cadena de valor, CSR.
Esta entrada fue publicada en Columnas por Daniel Oporto Periódico La Razon (Bolivia), Economía Inclusiva, Negocios Inclusivos, Pobreza y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s