Agricultura rural inclusiva por Daniel Oporto (La Razón 21 de Junio de 2010)

http://www.la-razon.com/version.php?ArticleId=3837&a=1&EditionId=113

Históricamente, la intervención en el desarrollo rural ha sido ejecutada desde el Estado, la cooperación y ONG con un objetivo principal: reducir y eliminar la pobreza en las zonas rurales mediante la inserción sostenible de las comunidades en actividades económicas como la agricultura. A pesar de todos los esfuerzos bien intencionados, distintas fuentes todavía estiman un nivel de pobreza entre el 80% y el 90% de la población rural, lo que se traduce en cerca de 3,5 millones de bolivianos y bolivianas con necesidades básicas insatisfechas en las zonas rurales particularmente de occidente.

Por muchas décadas, el enfoque de asistencia en el desarrollo rural ha sido la intervención en la oferta (asistencia técnica productiva, fortalecimiento de comunidades, asociatividad, entre otras) y muy poco de acceso a mercados, lo que ha llevado en algunos casos a ciclos perversos: sobreoferta, más producto sin mercados, caída de los precios, menores ingresos para las comunidades y, por lo tanto, más pobreza.

Es recién, a partir de los últimos años, que los promotores de desarrollo rural en el mundo empiezan a estudiar y sistematizar las experiencias impulsadas desde la demanda y la eficiencia de recursos. Es decir, primero identificar el mercado y a partir de ello, organizar la asistencia técnica, el incremento de la productividad, el fortalecimiento de comunidades, la asociatividad, la calidad y, por supuesto, los servicios microfinancieros.

Una de las conclusiones más interesantes de algunas investigaciones sobre desarrollo rural es que, anteriormente, no se había identificado al sector privado empresarial como un actor clave, a pesar de ser intuitivamente un socio natural para promover este tipo de negocios.

Sin duda alguna, el sector privado empresarial provee dos elementos que sabe hacer muy bien, integrar mercados y promover la productividad y eficiencia de factores como mano de obra, tierra, tecnología, etc. Por supuesto y como en todo, también hay experiencias no tan buenas, donde el sector empresarial perpetúa modelos de pobreza rural, maximizando su ganancia y pagando precios bajos a productores rurales, en un modelo que no es sostenible para nadie, ni en el corto ni en el largo plazo.

Conociendo los antecedentes, el objetivo final es extraordinariamente desafiante: reducir la pobreza de base rural articulando productores y comunidades con oportunidades de mercado sostenible.

El ciclo virtuoso parte de un explícito rol del sector agroindustrial y de alimentos: abrir las puertas de su logística de abastecimiento directamente a pequeños productores rurales, en una relación de ganar-ganar que no necesariamente parte de una negociación basada sólo en precios, sino de la construcción de confianza, donde las empresas transfieren conocimientos para el incremento de la productividad y la calidad de su proveedor rural, lo que se traduce en mayores volúmenes y más ingresos para el productor. Para la empresa, esta relación directa y sin intermediarios provee un acceso sostenible a materias primas con mejor calidad, mayor conocimiento sobre las cadenas agroproductivas rurales, mayor productividad para la empresa agroindustrial y de alimentos, y con ello mayores ingresos o ahorro en costos.

Por último, hay que destacar el avance en estos mecanismos de desarrollo rural y mercados, que no sólo trae beneficios y negocios a pequeños productores rurales y empresas, sino que también articula y escala el intercambio económico con actores como proveedores de asistencia técnica, proveedores de insumos, semillas, maquinaria, servicios financieros, servicios de transporte, seguros agrícolas, entre otros.

La buena y nueva noticia es que para todos ellos los elementos de riesgo se reducen, porque el pequeño productor rural ahora tiene un acceso sostenible al mercado, en la forma de una empresa agroindustrial o de alimentos. Es decir, bajo muchas perspectivas, la agricultura inclusiva promueve un mecanismo ganar-ganar para toda la economía que resulta interesante estudiar y promover activamente.

Share

Anuncios

Acerca de Daniel Oporto Calderón

Ideas sobre economía inclusiva, negocios inclusivos, emprendedores inclusivos, mercados en la base de la pirámide, clima de negocios y mercados inclusivos, RSE en cadena de valor, CSR.
Esta entrada fue publicada en Columnas por Daniel Oporto Periódico La Razon (Bolivia), Economía Inclusiva, Negocios Inclusivos y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s